Instrucciones de seguridad (PDF)

Motivos por los hay que tener cuidado con las cápsulas

Las cápsulas de detergente líquido son una innovación realmente cómoda para lavar la ropa. Para lograrlo, se han metido todos los ingredientes activos de un detergente líquido en una pequeña cápsula. Esta cápsula se disuelve dentro de la lavadora y libera el detergente líquido para que haga su trabajo.

Las cápsulas para lavadora son totalmente seguras si se siguen las instrucciones de uso mostradas en el envase. De hecho, no es necesario tocar el detergente del interior de la cápsula. Por lo general, este detergente es más fuerte que un detergente líquido concentrado tradicional. Con toda esta fuerza de lavado en una pequeña dosis, su concentración es dos veces mayor. Por razones de seguridad, las cápsulas están diseñadas para resistir una cierta presión y no disolverse demasiado rápido pero, si un niño se pone la cápsula en la boca y la muerde, puede romperse la capa soluble en agua que contiene el detergente. En tal caso, la cápsula puede liberar su contenido. Esto puede provocar fuertes vómitos e irritación y, por tanto, puede poner en peligro la salud del niño.

Todos sabemos que los niños se meten en la boca cualquier cosa que caiga en sus manos. Por lo tanto, es muy importante que los niños nunca se hagan con una cápsula de detergente líquido. Ni cuando el producto está guardado. Ni cuando se esté poniendo la lavadora. Mantén siempre las cápsulas fuera del alcance de los niños.

Fuera del alcance (y de la vista), fuera de la mente

Guarda siempre los envases de cápsulas de detergente líquido en un lugar que esté fuera del alcance de los niños. Lo mejor es que no las vea. Puedes obtener más información sobre cómo guardar las cápsulas de forma segura aquí. Guarda siempre las cápsulas en su envase original y asegúrate de cerrarlo bien.

Ten cuidado con la rapidez de movimientos del niño

Cuando saques una cápsula del envase para poner una lavadora, acostúmbrate a cerrarlo inmediatamente. Si no lo haces, es posible que el niño logre sacar una cápsula del envase abierto en menos de un segundo. A los niños les gusta imitar a los adultos. Así que, si acabas de sacar una cápsula del envase, ¡imagínate lo que querrá hacer el niño!

A continuación, mete la cápsula directamente en el tambor y cierra la puerta de la lavadora de inmediato. Incluso si tienes que alejarte de la lavadora un momento para ir a buscar la ropa. Los niños son increíblemente rápidos cuando quieren conseguir algo que consideran interesante. Como una cápsula de detergente líquido que está dentro de la lavadora. O sobre ella. O encima de la ropa sucia que hay en el cesto. Así que, como norma general, nunca dejes una cápsula de detergente líquido para lavadora fuera de su envase o fuera de la lavadora cerrada, ni siquiera durante muy poco tiempo.

Evidentemente, nunca debes dar una cápsula de detergente líquido a un niño, ni para que ayude a poner la lavadora ni para que juegue con ella. Si una cápsula cae al suelo por accidente, trata de encontrarla y recogerla de inmediato. Y si necesitas tirar una cápsula por cualquier motivo, procura que el niño no pueda sacarla fácilmente de la papelera.

Cuando hayas puesto la cápsula de detergente líquido en el tambor de la lavadora, no olvides volver a guardar el envase en un lugar seguro y cerrar el cierre de seguridad para niños si no lo guardas en un lugar alto.

En resumen

Las cápsulas de detergente líquido pueden ser peligrosas si los niños pequeños se hacen con ellas, dado que podrían perjudicar gravemente su salud. Asegúrate de que tu hijo nunca tenga la oportunidad de coger una cápsula. Guarda las cápsulas en su envase original, bien cerrado y en un lugar que esté fuera del alcance de los niños. Cuando laves la ropa, cierra el envase inmediatamente cuando hayas sacado una cápsula y procura que el niño no toque nunca la cápsula, aunque sea durante menos de un segundo.